prensa

EF009

Sobre No Es
Coiffeur
(EF010)

Rolling Stone (RS118) - 01.2008

50 mejores discos del año.
Puesto 23: Dos años atrás, este chico de Morón peló un disco (Primer corte) que conciliaba el mundo familiar suburbano con escapadas diurnas en los vagones del amor prohibido. No Es, su segunda obra, superó ampliamente las expectativas post debut y fue el disco del año para el indie-folk argentino: tuvo el coraje de repetirse sin ser igual ("¡Qué mala suerte!", "Eso mismo") y sus cuerdas se robustecieron; músicos sensibles de la talla de Manza Esaín (productor del disco), Juan Stewart y Pablo Grinjot, entre otros, se unieron como banda espontánea.

100 mejores canciones del año
Puesto 70, "Parece".
Un minuto cuarenta segundos de folk-punk y esa voz nasal que armoniza la potencia del rasgueo con el estilo poético de un insólito banco de imágenes ("leche de acoples", "arritmias de yogur").

global-art.com - 21.03.2007 - Por Lucas Garófalo

"¡Me compré el disco de Coiffeur y es inguardable!" me decía un amigo hace un par de días mientras intentaba, completamente en vano, guardar el "No Es" en su lugar correspondiente del estante, el de los discos nacionales que empiezan con "C", después de uno de los Champions e inmediatamente antes que el primero del Compañero Asma. La verdad, tiene razón: la caja de cartón es tan irregular que es imposible mantenerla parada. Pero ¿qué importa? Es tan lindo abrirla y ver desplegada esa especie de pez volador de todos los colores que bien vale la pena guardarlo aparte, solo o sobre una pila de cd-r. Además, siempre es bueno ver a alguien que se escapa de las convenciones.

Coiffeur se escapó de las convenciones, eso está claro y va más allá de una caja absurdamente irregular. Sus canciones nuevas, a diferencia de las de Primer Corte, su disco debut, ya no siguen un patrón estrofa-puente-estribillo ni se limitan a una guitarra y unos beats minimalistas que apenas servían para marcar el ritmo. En esta ocasión el ritmo cambia todo el tiempo, las partes de una canción aparecen siempre en un orden diferente, y se acompañan de más instrumentos, piano, teclados, batería, violines, trompetas, contrabajo, flauta, todo el circo. Sin embargo, Coiffeur no armó una banda para grabar "No Es" ni dejó de lado su faceta de trovador, sino que le dio a cada canción la instrumentación que se merecía, algo así como un tratamiento personalizado, o, dicho en sus propias palabras, una "expansión de la sonoridad". Y dentro de ese tratamiento prácticamente no hay reglas, pueden aparecer trompetas apenas por diez segundos, silencios inesperados, frenos, arranques y demás trucos que hacen de "No Es" un disco mucho más libre, más relajado. Los límites los pone él mismo, y por eso suena aún más propio que Primer Corte.

Visto a la distancia, Primer Corte queda casi como un demo (aclaración innecesaria: no hay nada de malo en eso), una muestra de lo que Coiffeur quería hacer, o mejor dicho, de que Coiffeur quería hacer algo, expresar su sensibilidad de la manera que fuera posible en ese momento, con una guitarra y una caja de ritmos bien básica. Un año después, ya con la posibilidad de entrar a un estudio más equipado, graba "No Es" y queda la sensación de que esto era lo que quería hacer desde un principio. La idea ya estaba bien clara en su cabeza, sólo necesitaba los recursos. Y cuando los consiguió, hizo un disco que de tan irregular es redondísimo.
ver nota

Página 12 - Suplemento No - 15.02.2007 - Por Juan Manuel Strassburger

Coiffeur: “No me interesa ser coherente”

El gran riesgo cuando a alguien nuevo se lo elogia mucho es que pierda parte de la frescura que, justamente, le confirió esa gracia. Por suerte, Coiffeur (“el chico de Morón que hace canciones”) supo hacerse inmune a tanta alabanza y en su segundo disco (no por casualidad llamado No es) canta cosas como “no me gusta lo que dicen por acá, tan pocas dudas suelen ser mala señal. Las certezas me dan desconfianza, quiero un beso que me llene de preguntas” (Hagan dudar). Coiffeur relativiza la interpretación, pero concede: “Más que las sentencias de los otros, me preocupan mis propias sentencias. Y en este momento no me interesa ser consecuente ni coherente. Ojalá que dentro de unos años esté contradiciendo todo lo que afirmo estos días”.

Aun así, algo de coherencia hay. Las canciones de No es conservan el rocío, la escarcha y los atardeceres con luciérnagas y ruido a locomotoras que tanto fascinaron en el álbum debut. Y sus letras siguen capturando esos momentos entre inocentes y taciturnos de toda relación. La diferencia está, sí, en el ropaje (edición de-luxe en vez CD-rom artesanal), en los arreglos (de cuerdas, vientos y teclados para temas como ¡Qué Mala Suerte!) y en cierto juego formal. “Creo que No es va un poco más allá en la estructura de algunos temas y que tiene un registro más cercano a la energía del vivo”, señala el trovador. Y la intensidad que transmite la escucha del disco —aún en el susurro— le da la razón.
ver nota

yawam.info (Francia) - 02.2007

Fue un internauta argentino quien me hizo descubrir "No Es", el segundo álbum de Coiffeur. Por supuesto no sabía qué esperar, pero la sonrisa vino sola una vez que la música llegó a los oídos.
Compuesto de cortos títulos de folk, "No Es" es un disco suave, prolijamente ritmado, melódico y cantado en español (eso me encanta!). La presencia de una guitarra "frappée" (golpeada), de coros, de algunos cobres y ligeras sonoridades electrónicas por aquí y por allá es el pequeño "plus" que le da toda su magia a este álbum.
Coiffeur es un artista "pequeño", incluso en Argentina, sin embargo espero sinceramente que esta linda música desembarque en Europa, con sus notas coloreadas, que solamente se encuentran en América del Sur.
Una perla!

C'est un internaute argentin qui m'a fait découvrir "No Es", le second album de Coiffeur, je ne savais pas à quoi m'attendre bien sur, mais le sourire vient tout seule une fois la musique dans les oreilles.
Composé de courts titres de folk, "No Es" est un disque doux, joliment rythmé, mélodique et chanté en espagnol (ça j'adore !). La présence d'une guitare "frappée", de chœurs, de quelques cuivres et légères sonorités électroniques par-ci par-là est le petit plus qui donne toute la magie à cet album.
Coiffeur est un "petit" artiste, même en Argentine, malgré tout j'espère sincèrement que l'on verra débarquer en Europe cette belle musique, aux notes colorées, que l'on ne trouve qu'en Amérique du Sud.
Une perle !
ver nota

Rolling Stone (RS107) - 02.2007 - Por Pablo Plotkin

El cantautor de Morón Guillermo Alonso expande el arco melódico en un segundo álbum de iniciación.

Aquí es cuando Coiffeur, el señorito y su guitarra, se pone cósmico y agreste, apasionado y escéptico, un trovador herido que busca las respuestas en una pila de discos viejos y en una torta del día del Padre que empieza a verse fea en una heladera mal provista. Aquí es cuando Coiffeur pide un poco –sólo un poco– de compañía para sus cuerdas de nylon y su voz de zorzal apichonado, alguna pista de melotrón (que vaya liviana, casi como una neblina en el fondo de la melodía) o algún arreglo de trompeta que altere la rutina del solista acústico. Y lo que queda es un álbum más sofisticado que Primer corte -el debut de Guillermo Alonso como estilista folk, editado hace dos años–, con una mayor amplitud rítmica y un montaje sonoro leve pero decisivo (responsabilidad de Mariano Esaín, el productor), que se acopla naturalmente a las canciones. Como un Neil Tennant bonaerense, como un Woody Guthrie sin tormentas de polvo, Coiffeur se carga la mochila y se va de vacaciones a la Puna, con el armonio crepitando junto al fogón y los pies llenos de cosquillas en una carpa rebasada de olor a hombre y caricias furtivas: "Quién toca mis pies, quién besa mis manos… Eramos tantos, y yo no sabía quién era" ("En la frontera", camping-queer de iniciación). Pero mientras las letras se engolosinan con juegos sinestésicos –"un suspiro confitado", "arritmias de yogur" (¡!)–, las melodías y la interpretación prueban formas interesantes. "Casi soy tu nombre" tiene aires de banjo y de bluegrass (el country alterado de tipos como Danny Barnes). En "cataratas" brota un arreglo de cuerdas (a cargo de Pablo Grinjot) que genera una épica pequeña y encantadora, y los arpegios le infunden al tema un tono de intriga teatral inesperado. Esta vez no hay tanta de esa taquicardia guitarrera punkie ("¡Qué mala suerte!", "Parece") del primer álbum, pero sí ejercicios melódicos como "Mi unicornio", en el que alonso parece citar el "oh-de-lay" de los reyes del vaudeville como Al Bernard. Canciones que se extinguen en un minuto, anhelos de besos que llenan de dudas, exploraciones armónicas complejas y relaciones humanas no menos complejas. Un disco de esta época, de esos que no abundan en esta época.
ver nota

Revista Haciendo Cine - 02.2007

El segundo disco de Coiffeur claramente no es un disco que abuse de los recursos musicales. Por el contrario, su voz y su guitarra son protagonistas indiscutidos de esta puesta musical de corte folk-punk, despojada y minimalista, pero no por eso menos rica. Se trata de un recorte de tan sólo 33 minutos de reflexiones sensibles y radiografías íntimas de este joven cantautor, que recorre con sus canciones temáticas que van desde el amor y el desamor, hasta las búsquedas personales más profundas.
Sí es: un disco para escucharlo tranquilo. Y volverlo a escuchar.

Revista Planeta Urbano - 02.2007

Después de autoeditarse y vender su disco en los shows, la gran promesa del under porteño se deja producir por Mariano Esain y, dentro de una tapa tan incómoda como Artaud, desgrana catorce de sus temas tan acústicos como siempre, a pesar de los arreglos. Sigue siendo el mismo, por suerte. Tan frágil, confesional y fresco como en el debut. Nuestro Elliot Smith no va a sacrificarse tan fácil.

Revista La Mano - 01.2007 - Por Martín Perez y Marcelo Fernandez Bitar

Bienvenidos al espíritu folk y punk de Guillermo Alonso. La Posta de este disco es su radiente vos, que enjuaga las canciones, además del packaging estilizado que envuelve todo. Luego de su primer disco homónimo, este cantautor se lanza al ruedo con un material de actitud intimista. Participan integrantes de Brian Storming y Valle de Muñecas, además de Juan Stewart y otros.

Clarín - Suplemento Sí - 29.12.2006 - Por Mariano Del Aguila

Después de un debut artesanal (un CDR en bolsita de tela), Guille Alonso vuelve a hacer rabiar (y a aplacar) a su fiel guitarra. El cantautor atraviesa un mundo: en el recorrido, une el baldío en el barrio del conurbano (Tan atentos a que nada donde conviven "goles rosas" y "suspiros confitados"), hasta un camping en el altiplano (En la frontera, donde los pies enredados en una carpa pueden ser una revelación). Entre la enérgica solidez de unas melodías, la contemplativa calma de otras (Perdida) y la fluidez de las palabras y frases (¡hay que cantar de "arritmia de yogur"!), Coiffeur, trovador del punk folk, relata con brío la belleza de la naturaleza. Y de la naturalidad.
ver nota